titulo 2 foto esquina

three card monteEspero que disfruteis de la lectura de la traducción que he hecho del "Sharp and flat" de John Nevil Maskelyne.

He liberado también todo el apartado de técnicas cartomágicas. Proximamente liberaré otras lecturas igual de interesantes para que continúeis profundizando en este apasionante mundo de la cartomagia y del tahurismo. Un abrazo.

                                                                      Antonio.

 


ucrania 1

 

Русские, откройте глаза, подумайте сами. Бунт против убийцы Путина. Свобода России, мир Украине. Нет убийству мирных жителей, в том числе детей.

Russians, open your eyes, thought for yourselves. Rebel against the assassin Putin. Freedom for Russia, peace for Ukraine. No to the murder of civilians, including children.

 logo marron

Página anterior ÍndicePágina siguiente

 

CAPÍTULO I, INTRODUCCIÓN.

"Se requieren todo tipo de hombres para hacer un mundo", es un aforismo que puede o no ser negado, dependiendo de cómo se considere. Mientras que, por un lado, somos dolorosamente conscientes del hecho de que el mundo, tal como lo conocemos, está compuesto por hombres de todo tipo y condición, entre los que existen no pocas clases a las que podamos fácilmente dispensar, por otro lado, la idea de un mundo en el que se omita alguno de sus integrantes resulta inconcebible. De hecho, ¿Acaso no encontramos a diario esquemas filantrópicos y de otro tipo, expresamente formulados para la regeneración del hombre? Sí, los conocemos desde antaño, esquemas que, según sus talentosos autores, deben elevar a la humanidad a un nivel universal de bondad y pureza. A pesar de estos continuos esfuerzos bien intencionados, es sin embargo triste admitir que la humanidad parece estar en la misma condición no regenerada. La "variedad de hombres" parece multiplicarse en lugar de disminuir, el milenio aparece tan distante y oscuro en el lejano futuro como cualquier otro período de la historia.

Aceptando pues, este polifacético mundo nuestro como un hecho cierto, imposible de modificar, citemos otro proverbio consagrado por el tiempo, "la mitad del mundo no sabe cómo vive la otra mitad", es transmitir una débil e inadecuada idea del hecho real. A pesar de todo, puede decirse con seguridad que la mayoría sabe muy poco de los medios de subsistencia empleados por sus congéneres, en consecuencia, a menudo sufren por esa falta de conocimiento. El hecho es que muchos de nosotros tenemos la candidez y bondad de la paloma, sin la habilidad y la siempre necesaria sabiduría de la serpiente.

Entre distintos medios de vida, entre los diversos métodos clandestinos de obtención de una vida cómoda pequeñas concepciones evolucionaron, presumiblemente, de la base primordial del pecado original. Probablemente nada sea tan poco comprendido por la sociedad en general, como la práctica y arte de hacer trampas. Al mismo tiempo, no es mucho decir que no existe asunto más digno de una seria consideración, cuando se tiene en cuenta la relación que tiene con el bienestar moral de la humanidad.

Es sabido que existen individuos que viven haciendo trampas en los juegos de azar y habilidad, pero pocas personas tienen idea de la importancia que adquiere el asunto en la práctica o del número de profesores de esta particular rama de la estafa.

Posiblemente nueve de cada diez habitantes de este planeta trabajan diariamente. Siendo la mayoría honestos, estarán inclinados a creer que hacer trampas, en el peor de los casos, es un factor insignificante, atendiendo a los problemas sociales de los tiempos modernos. Un vistazo al contenido de este libro, servirá para eliminar esa errónea impresión. El autor no está creando un "bulo" con objeto de demolerlo después. El espectro es profundamente sustancioso, y la tarea de derribarlo supera con creces el poder de cualquier hombre.

De hecho, el asunto es gigantesco, sus profesores se cuentan por legiones. Es como levantar una industria, (valga la expresión), en cualquier parte del mundo. Como en cualquier negocio lícito, cada departamento está perfectamente organizado. Como en todas las ramas del comercio, sus mercados están regulados por las mismas e inexorables leyes de la oferta y la demanda, la competencia y la cooperación, que rigen el desarrollo de cualquier rama comercial. Posee de forma rutinaria sus fabricantes, sus almacenes al por mayor y distribuidores minoristas. Sus listas de precios, folletos descriptivos, circulares y anuncios que se publican de forma tan metódica como las de los comerciantes de buena fe. Sus ramificaciones se extienden a cada lugar del globo.

Este libro demostrará que no sólo existe un comercio próspero llevado a cabo abiertamente y sin pudor de utensilios para el engaño, sino que también existe un gran número de estafadores, que viven de todo tipo de juegos mediante prácticas ilícitas. Todavía no han sido detectados, a pesar de la vigilancia ejercida por las autoridades, siguen cumpliendo su objetivo bajo los ojos mismos de la Justicia.

Estas declaraciones pueden parecer sorprendentes a los no iniciados, cualquiera que se tome la molestia de echar un vistazo a estas páginas no tendrá en mente la más mínima duda de su certeza. Este libro puede considerarse de hecho como "El vademécum del fraude", o un tratado teórico práctico sobre el arte y la práctica del engaño. No se han escatimado esfuerzos para hacerlo lo más completo posible. Si provecho puede obtenerse de las instrucciones que contiene, cualquier persona con tendencias deshonestas utilizará lo mismo con objeto de estafar a sus semejantes. Será culpa de aquellos que no aprovechen la información que el autor facilita.

Que la condición de los asuntos aquí revelados, se encuentren en nuestra jactanciosa civilización es un hecho que calificamos de deplorable. Más aún, es un hecho que exige urgentemente que se hagan todos los esfuerzos posibles para su reducción por parte de aquellos que puedan encontrarse en posición de obtener información respecto a estas nefastas prácticas o para arrojar luz sobre los recovecos de esta oscura faceta de la naturaleza humana.

La mayor parte de los detalles explicados en estas páginas nunca antes se han hecho públicos. Incluso entre los componentes de la prestidigitación, existen pocos que tengan conocimientos acerca del tema. Es obvio que un ilusionista profesional con una justa reputación estará en clara desventaja en la búsqueda y obtención de este tipo de información. El autor, por ejemplo, siendo famoso entre "la hermandad del fraude" como denunciante de engaños, no podría haberlos adquirido sin ayuda de las innumerables minucias que han llegado a su poder. La sospecha de que estaba involucrado en semejante investigación sería suficiente para secar cualquier fuente de información y para eliminar cualquier posibilidad de obtener nada a tiempo. Tengo por tanto que reconocer mi deuda con un amigo que desea permanecer en el anonimato. Aparentando ser un tahúr inglés, este caballero ha llevado a cabo sus investigaciones con tan buen propósito que ha obtenido un fondo de información relativa a los tahúres y al tahurismo, que puede decirse abarca los más importantes métodos empleados actualmente. La información obtenida de este modo, ha sido libremente interpretada y dibujada para la creación de este libro.

La sede de este abominable sistema de robo al por mayor debe buscarse en la tierra que ha otorgado a la civilización tantas bendiciones de similar carácter. Desde el espíritu de la media a la leñosa nuez moscada, todos ellos proceden del más emprendedor, y aún más engañado país, América. Verdad es que existen tontos de todas las nacionalidades que nunca se darán cuenta de la verdad de este simple dicho, "la honestidad es la mejor política", y dado que una gran proporción de éstos han encaminado sus pasos a América, quizás es justo considerarlos como parte integral de la nación americana. Todavía existen, y corresponde a América abordar la situación con mano mucho más firme que hasta ahora, con miras a la supresión de estas perniciosas criaturas, y alcanzar una reputación más acorde con sus honorables tradiciones, más digna de los grandes nombres asociados a su historia.

Hay motivos para creer que actualmente Inglaterra es la feliz tierra de caza de la hermandad del fraude, por esta razón en América muchos viejos fraudes son bien conocidos por aquellos adictos al juego, pero aquí la mayoría de estas cosas son absolutamente desconocidas. Incluso el tahúr inglés está en una condición de inocencia no sofisticada en comparación con su rival estadounidense.

Es cierto que nuestros barcos de vapor oceánicos están infestados de bandas de hombres, dotados de los medios necesarios para aliviar a sus compañeros de pasaje del dinero superfluo. Con toda probabilidad, cada uno de nuestros clubes más elegantes posee al menos un miembro que se gana la vida mediante el uso de métodos y artimaña nunca soñados por sus víctimas. Es cierto que los tahúres actuales ya no son duelistas de sangre fría que puedan atemorizar a sus víctimas mediante la espada y la pistola, pero son tan perspicaces como siempre siendo sus recursos infinitamente mayores que antaño.

Por supuesto, no existe la menor necesidad de que nadie, por estúpido que sea, se convierta en víctima de las artimañas del tahúr en juegos ya sean de azar o habilidad. No hay razón alguna por la que el simplón vivo más grande deba ser engañado económicamente. Existe una regla de oro, cuya observancia acabaría con el estafador más astuto, el autor siempre se ha guiado por la misma, si fuera adoptada universalmente, desterraría la trampa y su parafernalia de la faz de la tierra. Es un sistema que se aprende fácilmente, no requiriendo habilidad en su ejecución. Se trata simplemente de abstenerse de jugar. Hazte a la idea de que no deseas el dinero de nadie, y que nadie obtendrá el tuyo, ateniéndote a esta regla no puedes hacer mucho daño en este campo.

Sin embargo, parece existir una fascinación fatal en el juego a la que algunas personas son totalmente incapaces de resistirse. Es necesario al menos, que los que se entregan a una diversión tan cara lo hagan con los ojos bien abiertos. Por esta, por ninguna otra razón, la publicación de este libro está plenamente justificada, cualquier disculpa por su aparición sería superflua.

No se ha intentado abordar el tema históricamente. Se dispone de suficiente amplitud para una obra de este tipo en el compromiso de exponer una relación de fraudes practicados actualmente. Nuestra atención, por tanto, se centrará principalmente en dispositivos de reciente invención, junto con aquellos que han sobrevivido en la práctica desde antaño.

Los originales de las diversas circulares y reimpresiones, de los que se dan cuenta en las páginas siguientes, están en posesión del autor. En estas reimpresiones se omiten por razones obvias los nombres y direcciones de las empresas de las que emanan, aunque la restante información se da textualmente. Las ilustraciones han sido tomadas a partir de artículos reales, comprados con el claro objetivo de hacer trampas con ellos. De este modo, el lector podrá juzgar el ingenio necesario para crear este tipo de aparatos usados para robar a los incautos.

Es suficiente, habiendo sido dicho a modo de introducción, vamos a proceder de inmediato a considerar sistemáticamente los métodos del tahurismo moderno describiendo por vez primera en cualquier idioma, los diversos dispositivos mecánicos y otros utilizados, así como el modo en que son utilizados.