titulo 2 foto esquina

three card monteEspero que disfruteis de la lectura de la traducción que he hecho del "Sharp and flat" de John Nevil Maskelyne.

He liberado también todo el apartado de técnicas cartomágicas. Proximamente liberaré otras lecturas igual de interesantes para que continúeis profundizando en este apasionante mundo de la cartomagia y del tahurismo. Un abrazo.

                                                                      Antonio.

 


ucrania 1

 

Более почетно умереть в Москве за свободу, чем на Украине, защищая путинское вторжение.
Восстань против кровожадного диктатора.
Свобода для России.

It is more honorable to die in Moscow for freedom than in Ukraine defending Putin's invasion.
Rebel against the murderous dictator.
Freedom for Russia.

 logo marron

izquierdaLu Brent fue el primero en usar esta la trama con su efecto U-find-it como parte del libro "Five super card mysteries", publicado en el año 1930. Thedore Annemann fue el primero en añadir al método un salto Charlier, sin embargo, en la página 8 del libro de Burling Hull "Clever card collection" publicado en 1932, puede verse que no se acredita a Annemann.

El mismo efecto apareció publicado con el título provisional "shown to me in Paris by Mr. John Mulholland in May, 1933", lo que no significa que Mulholland reclamara la autoría, en la página 95 del volumen 2 de la obra "Farelli's card magic" de Victor Farelli, publicada en el año 1933.

El efecto aparece publicado sin acreditar con el título The magic thrust, (la estocada mágica), en la página 37 de la "Encyclopedia of self working card tricks" de Glenn Gravatt publicada en el año 1936. Jean Hugard lo acredita a Theodore Annemann en la página 34 de su "Encyclopedia of card tricks" publicada en 1937, del mismo modo lo hace Hilliard o Hugard en la página 264 del libro "Greater magic" publicado en 1938. Para solucionar las dudas respecto a la autoría del efecto Theodore Annemann la reclama explícitamente en la página 418 del número 58 de la revista The Jinx de julio de 1939, donde afirma que fue Mulholland uno de los primeros a quien mostró el efecto.

Max Abrams trata con otro enfoque el efecto de Annemann en su libro "Annemann: the life and times of a legend", publicado en el año 1992 olvidó incluir el efecto, aunque si se lo acredita a Annemann en la página 621. Como dice J. G. Thompson a este respecto en la página 82 de su libro "The living end" publicado en el año 1970, es un olvido curioso, pero nada más que eso.