logo marron

 

Poker online en España

fantasia poker 2No cabe duda de que el Poker online es un negocio en expansión del que nadie se atreve a decir cuál será su límite. En España al igual que en el resto de países sus cifras de negocio se han incrementado de forma espectacular, así como el número de jugadores que se apuntan a esta moda bien sea por pasar el rato, bien por sacarse unas ganancias extras y los menos para convertir esta actividad en su único modo de vida, es decir para convertirse en jugadores profesionales de Poker. Pero sobre todo para estos últimos, ¿ofrece España un marco de referencia y normas adecuadas a esta actividad? La respuesta es un rotundo no, en España no se puede ser jugador Profesional, por varios motivos que nuestros políticos, siempre tan paternalistas, parecen no entender. Muchos son los inconvenientes en contra para que en España el juego pueda entenderse como una práctica profesional, además de los culturales provocados por la simbiosis desde tiempos inmemorables, Estado-Iglesia, en la que el jugador es percibido como un maleante, destacan sobre todo un inadecuado e injusto tratamiento fiscal, (se verá en este artículo), además de la limitación impuesta por el Estado para poder acceder a portales .com. 

Injusto tratamiento fiscal: Desde el año 2011 con la aprobación de la nueva Ley del Juego, se establece que se debe tributar por las ganancias en el juego online a partir de 1000 euros, en esa fecha se daba también la circunstancia de que Hacienda no permitía desgravar los gastos por participar en eventos de Poker como los torneos, ni siquiera desgravar las pérdidas que se produjeran durante el desarrollo de esta actividad, a pesar de estar las mismas perfectamente documentadas, algo injusto y desmedido como se ha venido a demostrar con el tiempo y la ayuda de algunas sentencias favorables a los jugadores. A partir de 2012 tuvo que reformarse la ley para permitir desgravarse los gastos y las pérdidas, aunque sólo las de un mismo año. 

Doble tributación: Respecto a otros países más avanzados democráticamente como el Reino Unido, España está a años luz en cuanto al juego se refiere. En este país, por ejemplo, el jugador no paga impuestos, considerando que es el casino quien debe pagarlos. Esto dejaría a nuestro país aplicando lo que sería una doble tributación, el jugador ya paga un rake elevado en cada una de sus ganancias en el Poker, el negocio es del casino y es el mismo quien debe tributar por los ingresos obtenidos.

Altos tipos impositivos: Los impuestos aplicados al Poker online pueden alcanzar desde un 19 a un 56 % de lo ganado a partir de los 60.000 euros, algo que contrasta con países de nuestro alrededor como por ejemplo el Reino Unido, donde el tipo impositivo es del 0 % o Andorra en el que se debe pagar un escaso 10 % o Malta y Portugal, donde a pesar de existir tramos de tributación dependiendo de los ingresos como en España, estos alcanzan como mucho al 30 % de lo ganado.

Restricciones geográficas: En España no se puede jugar en portales .com, lo que limita en gran medida la actividad de los jugadores profesionales de Poker residentes, pues sólo se les permite realizar su actividad en portales. es donde los torneos tienen un buy-in máximo de 250 euros, quedando por tanto al margen de los grandes eventos internacionales. Recientemente se han modificado estas limitaciones permitiendo que se pueda acceder a portales de Francia y Portugal, algo todavía insuficiente. Si el jugador accediera a portales .com a través de una VPN, Virtual Private Network, que enmascare su dirección IP, se estaría incumpliendo la ley, considerándose que el dinero generado es ilegal, lo que puede acarrear sanciones administrativas e incluso penales por delitos, como el blanqueo de capitales. Estas limitaciones en el uso de Internet, recuerda en el mejor de los casos, a las "libertades" practicadas en China.

En resumen, en España es muy difícil si no imposible dedicarse de forma profesional al Poker. Además de obtener ganancias que superen el rake cobrado por los casinos, se debe ganar lo bastante como para poder pagar unos impuestos desmedidos y voraces, para una actividad tan incierta como compleja. La "clarividencia" de nuestros políticos lleva al jugador profesional de Poker a una disyuntiva dicotómica: Dejar de jugar o marcharse del país, esta última parece ser la opción elegida por la mayor parte de los jugadores profesionales de Poker, ya que el 90 % de los mismos ha tenido que fijar su residencia en otros países mucho más comprensivos y justos. Se pierde de este modo un capital humano y económico que podría quedar en España, por no hablar de lo injusto y triste que es abandonar tu país porque en el mismo no pueden encontrarse las condiciones y oportunidades que otros ofrecen sin problemas.

 

Correo electrónico

         

Twitter

Próximamente implementaremos una tienda online en la que podremos ofreceros artículos varios relacionados con el ju… https://t.co/hrwyzdgGri

UA-38304750-1