El juego de azar a través de la Historia

El juego de azar ha acompañado al hombre desde sus orígenes, como así lo pone de manifiesto la moderna Arqueología al encontrar evidencias al respecto. El juego precede en su aparición al juguete u objeto usado para jugar. En el Pleistoceno inferior, (hace 500.000 años), el hombre ya dispone del instrumento de juego destinado a efectuar apuestas, el astrágalo o taba, este es el precursor del dado moderno que permanece en la actualidad tan vigente como lo estuvo en esas remotas épocas. Han aparecido en númerosas excavaciones prehistóricas astrágalos trucados con el fin de vencer en el juego, convirtiéndose así este objeto, en un símbolo de la inmutable naturaleza humana a través de los tiempos, como si se tratara de una conexión diabólica entre el hombre moderno y sus antepasados. En el pasado, el azar ,(palabra de origen árabe que significa "juego de dados"), estuvo muy vinculado a lo sobrenatural, y posteriormente a lo religioso, la suerte no es más que el favor de los dioses. El juego aparece en todas las sociedades en menor o mayor grado, siendo un elemento común en culturas tan lejanas y dispares entre si como pueda ser la de los indios precolombinos, la india, la etrusca, la china, la griega, la romana, o la ejipcia; En esta última aparece en la piramide de Keops, el documento más antiguo; (3000 a.C.). Aparecen otros documentos en China fechados en el 2300 a. C. y en la India en el 1500 a. C.
Los Egipcios:
En la pirámide de Keops, aparece este papiro, en el puede verse un hombre jugando a un juego parecido al dominó,  (este documento es considerado como el más antiguo atestiguando la faceta lúdica del hombre. 3.000 a.C.).
Los Aztecas:
Los Aztecas sacrificaban victimas al sol que eran elegidas por azar entre sus prisioneros. En la Edad Media también se utilizó el azar como ordalia ,(juicio de Dios), determinando éste la culpabilidad o inocencia del enjuiciado. La creencia de que el azar es la manifestación de una fuerza superior ha acompañado siempre al hombre desde la más remota antiguedad.
Los Griegos:
Los antiguos Griegos explicaban el origen del azar con la diosa nacida de Tyche, seducida por Zeus mientras paseaba por el Olimpo, ésta tenía como única diversión inventar juegos con los que confundir la mente de los hombres. desesperándolos con las pérdidas y abocándolos al suicidio. Regaladas por su madre, esta diosa contaba con mansiones en las que siempre lucían brillantes lámparas que atraían a los incautos.
Los Romanos:
Los Romanos heredaron la pasión por el juego de los Etruscos, de ellos proceden las primeras loterías, así como el juego del backgammon, (juego de dados). El juego más popular era el conocido como diez, en él podían participar cualquier número de jugadores, que se iban turnando para hacer las veces de banquero. Se jugaba con tres dados, si al lanzarlos se obtenía menos de diez puntos, el banquero se adueñaba de las apuestas, si por el contrario sumaban más de diez puntos, el banquero debía pagar las apuestas a los jugadores doblándolas en su valor. El juego estuvo prohibido en la Roma de los Cesares en númerosas ocasiones, no obstante al igual que en otras épocas, se daba la dualidad de una prohibición por parte de las autoridades, y al tiempo una práctica generalizada, sobre todo por las clases sociales más altas. Las fiestas Saturnales se celebraban del 17 al 19 de Diciembre, quedando legalizado el juego durante las mismas, se solían efectuar en casa de los patricios sorteos de lotería muy similares al bingo actual. Atribuían los designios del azar a una diosa que de manera caprichosa otorgaba o no sus favores a los hombres. Según cuenta Plutarco, Marco Antonio y Julio César eran apasionados de las peleas de gallos y de los dados. El Emperador Claudio tenía tal obsesión por los dados, que se hizo construir un carro especial que le permtía jugar mientras viajaba. El filósofo Séneca le describió en una sátira, en el infierno agitando los dados en un cubilete sin fondo. Su sobrino Calígula fue tambien un emperdernido jugador, quien ademas usaba de su inmenso poder para resarcirse de las pérdidas, arrestando o ejecutando a ricos cuidadanos con el objeto de apropiarse de sus riquezas.
Edad media:
En la biblia se nos relata como trás la crucifixión de Cristo, los soldados se repartieron su túnica. Aunque no se menciona en la misma que juego emplearon a tal fin, es en la edad media cuando surge la idea de que  fué a los  dados, tal vez al ya mencionado juego del diez. Esto es debido a que en esa época, la invención del juego se atribuye al diablo, siendo los dados, un juego muy frecuente hasta la aparición de los naipes. Eran considerados como origen de todos los males, contribuyendo a esta creencia los duros sermones que sobre el juego hacían algunos de los clérigos de la época, como el pronunciado por Bernardino de Siena en 1424. En esa época, se hace popular en la iconografía,  la imagen de los romanos jugándose a los dados las ropas de Cristo. Se asociará asimismo la Pasión de Cristo con el nacimiento del juego, pues era crencia popular que el diablo enseñó el juego de dados a los romanos al pie de la cruz. Esta asociación se mantuvo hasta el punto de que llegadas determinadas fiestas religiosas como la Navidad, en algunos países como Francia, se permitía jugar a los dados durante los  doce días que transcurren desde la Natividad hasta la Epifanía. Este hecho ha quedado documentado en numerosos documentos judiciales y reglamentaciones.

Correo electrónico

                                                  

Twitter

UA-38304750-1