Técnica cartomágica

La técnica cartómagica se ha desarrollado a lo largo de los siglos, no obstante ha sido en el siglo XX cuando ha experimentado el mayor avance, habiéndose escrito numerosas obras que son hoy consideradas como los pilares de este arte.

¿Desde cuándo puede decirse que existe?, es verdaderamente dificil contestar con precisión a esta pregunta, tal vez, aunque no como disciplina, desde el primer instante en que hicieron su aparición los naipes. Está fuera de toda duda que las primeras técnicas de manipulación de cartas estaban directamente relacionadas con el juego, y más concretamente con la intención de hacerlo favorable mediante trampas. Los tahures fueron los primeros en adentrarse en este arte, pasando oralmente de unos a otros de forma confidencial las primeras técnicas, es decir falsas mezclas, alteración del corte, y vistazos principalmente, que aplicarían a juegos de desarrollo sencillo. Estas primeras técnicas, hechas burdamente, fueron con el tiempo desarrollándose y ampliándose a medida en que los juegos ganaban en complejidad y los jugadores eran menos confiados e incautos. Puede observarse ya en la literatura picaresca española del siglo XVI el uso de determinadas técnicas de tahurismo, en la novela de Miguel de Cervantes "Rinconete y cortadillo" se mencionan algunas de ellas, curiosamente el nombre del segundo de los personajes se corresponde con el nombres de una antigua técnica de tahur usada en la Castilla del siglo XVI, (según el Vocabulario de Juan Hidalgo de 1602, cortadillo se refiere a... "una flor que usan los fulleros con el naipe". En el resto de su obra aparecen también numerosas referencias al juego y a las técnicas de "floreo", se encuentran estas expresiones en el Quijote, asi como en los entremeses, en las Novelas ejemplares, y en las Comedias. El gran conocimiento de que hacía gala Don Miguel de Cervantes en su obra de las técnicas de tahur, se han llegado a contabilizar cientos de ellas a lo largo de la misma, ha llevado a algunos investigadores a aventurar que el propio Cervantes pudiera ser un tahúr, o al menos un jugador, dado lo profundo de su conocimiento al respecto.

No fue hasta principios del siglo XVII cuando ya podemos hablar de la técnica cartomágica como tal, pues en este siglo aparece en Inglaterra el primer libro de magia, el que se recojen sencillas técnicas de manipulación de cartas. El siglo XIX supuso un gran avance en el desarrollo de esta disciplina, en esta época predomina la influencia francesa imponiéndose la terminología en este idioma, tal vez por la influencia de Jean Eugène Robert-Houdin y su libro "El arte de ganar en todos los juegos", en el que ya se describen técnicas de tahúr más avanzadas como puedan ser el salto, barajas biseladas, barajas marcadas, mezclas clasificadoras etc. El desarrollo más amplio de las tecnicas de tahurismo y cartomagia se da en el siglo XX, imponiéndose difinitavamente la terminología inglesa y los grandes cartómagos y tahures americanos. Las obras consideradas pilares de la cartomagia son "The expert at the card table" de S. W. Erdnase y "Expert card technique" de Jean Hugard y Braue.

Correo electrónico

                                                  

Twitter

UA-38304750-1